El jueves pasado fue interceptado el barco Happy Day a 80 millas de Senegal con 300 inmigrantes ilegales, estos tenían como destino las costas de Canarias. El Gobierno logro llegar a un acuerdo con los tripulantes georgianos al frente del barco, evitando su detención e inicio de un proceso por tráfico de personas si vuelven al Puerto Conakry.

Actualmente se supone que el barco se dirige de vuelta al puerto de Conakry, ya que viaja sin escolta y espera su arribo para el día miércoles a más tardar. Hasta esa fecha no se sabrá cual será la decisión de la tripulación, pues puede dar un rodeo para volver a intentar llegar a nuestras costas.

Comentarios