Inmigrantes en el tren La Bestia hacia EE.UU.

X

Los inmigrantes asumen el riesgo de su vida y su integridad en el tren conocido como “La Bestia”, la opción menos mala, en la inmigración de Centroamérica a los Estados Unidos a través de México.

El continuo chantaje de las bandas criminales de los países centroamericanos y la vejación y secuestro de los carteles de México hace del tren  “La Bestia” el medio más visible y menos vulnerable.

Recientemente, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y su promesa de construir un muro fronterizo con México también ha puesto en peligro la continuidad de este tren.

inmigrantes tren la bestia viaje

Fuente: Univision Noticias

 

Un viaje sin retorno

En el sur de México, hacinados en un refugio, un pequeño grupo de mujeres de Honduras y El Salvador tratan de reunir fuerzas a pesar del conocimiento de la violencia de las pandillas callejeras y la extrema pobreza desesperada en sus propios países.

No podemos volver atrás y ahora no podemos ir hacia adelante tampoco“, aseguro Natalia, una hondureña de 20 años.

Tres historias impactantes como las de Alejandra y Francisco ponen en evidencia el drama que viven las gentes de Centroamérica.

Las bandas criminales de Honduras originan una media de 19 muertos al día según el Observatorio sobre la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma y entre otras cosas adiestran a los niños en el manejo de las armas de fuego.

Durante años, la frontera de Estados Unidos ha sido notoriamente difícil de cruzar. La tarántula es conocida por el riesgo de caer en manos de bandas criminales como el cártel de los Zetas, quienes practican la violación, el asesinato y los rescates de demanda a familiares de las víctimas que viven en los EE.UU, a menudo con la complicidad de funcionarios sobornados. Este problema tiene menos que ver con los controles fronterizos de Estados Unidos que con el comportamiento de las autoridades mexicanas.

La parte más obvia es evitar que los inmigrantes viajen en el tren de carga infame “La Bestia” que atraviesa México desde cerca de la frontera con Guatemala hasta el final a los EE.UU. y ha sido tradicionalmente la vía de elección para los más pobres y vulnerables. El gobierno mexicano anunció que comenzaría a mantener a los inmigrantes fuera del tren, en momentos que los políticos estadounidenses se quejaban en voz alta de que México estaba haciendo la vista gorda a la ola de los niños inmigrantes que pasan por el país. Algunas de las imágenes más impactantes mostraron bebés subidos a la parte superior del tren “La Bestia”. Los chequeos comenzaron en los puntos donde el tren se detiene y por lo general los emigrantes suben a bordo, lugares como la estación de las antiguas ruinas de Tenosique, cerca de la frontera con Guatemala, a un par de cientos de metros del refugio.

 

inmigrantes tren la bestia mafias

Fuente: actualidad.rt.com

 

El Gobierno Mexicano: Cerrarlo a los inmigrantes no es la solución

 

El gobierno mexicano nunca aceptaría que su nueva política para cerrar el tren a los emigrantes tiene nada que ver con la presión de Estados Unidos. El Ministro del Interior de México, Miguel Ángel Osorio Chong, insistió: “Está diseñado para proteger los derechos y la integridad física de los extranjeros que pasan por el país“. El tren es, de hecho, muy peligroso. Cientos de inmigrantes han perdido la vida o sus extremidades después de caerse, ya sea cuando se trata de abordar o por quedarse dormido en el camino. Algunos han sido expulsados por ladrones. Las violaciones no son poco comunes. Sin embargo, los activistas inmigrantes dicen que, con todos sus terrores, la ruta del tren, al menos mantiene a los inmigrantes visibles y por lo tanto un poco menos vulnerables. Es la opción menos mala.

Esta no es una solución real“, dice Fray Aurelio Montero. “Tal vez disuadirá un poco a algunos inmigrantes, pero van a seguir viniendo, y este tipo de acciones los obligan a tomar rutas cada vez más peligrosas que las hacen más vulnerables a los delincuentes y la extorsión por parte de funcionarios.” La represión de tren está siendo acompañada por una inundación de nuevos puestos de control de la inmigración en la zona fronteriza del sur. Para activistas como Montero, la única solución es que el gobierno de México proporcione a los inmigrantes centroamericanos algún tipo de documento que les permita viajar libremente por el país en los autobuses, a salvo de las pandillas y sin tener que pagar sobornos. Él admite que esto es altamente improbable.

 

La historia de Alejandra

Alejandra, otra de las muchas hondureñas en el refugio, escapó por poco de uno de los primeros controles. De no ser porque uno de los frailes franciscanos que dirigen el refugio los detuvo a tiempo, ella y sus tres compañeros habrían agarrado sus diminutas mochilas llevando los elementos más esenciales y  se hubieran encontrado directamente en medio de una operación de los agentes de inmigración con el apoyo de la policía federal y el ejército.La semana pasada, Alejandra suspiró de alivio por haber evitado casi una segura deportación, pero admitió que estaba muy ansiosa por encontrar una forma alternativa de reanudar su misión de conseguir un trabajo en los EE.UU.

inmigrantes tren la bestia ruta

Fuente: exodus.msf.org

 

Ella estaba tratando de recaudar dinero de sus familiares en los EE.UU., para así poder pagar un billete de autobús y también los sobornos que se requiere para bordear los puestos de control. Su impaciencia, surge de la necesidad de pagar la renta exigida por las pandillas de su barrio en la ciudad de San Pedro Sula en Honduras. Antes de partir a Guatemala y luego a México a principios de agosto, dijo que había negociado un plazo de tres meses para enviar el dinero en efectivo. “Si no envío el dinero para entonces, ellos dicen que van a matar a mi hija, mi madre y mi hermano pequeño,” según ella. “Yo pensaba que iba a desplazarme con mayor rapidez, porque pensé que iba a poder subir en el tren.”

 

La historia de Francisco

Francisco, un hondureño desde el refugio de Tenosique, está haciendo precisamente eso. Sus problemas comenzaron el año pasado, cuando la compañía de autobuses en la que trabajaba se negó a pagar el dinero de protección exigido por una banda importante. Eso llevó a una masacre de siete conductores de autobús. Otros siete fueron muertos un mes después. Francisco dejó su trabajo y se mudó de barrio, donde la misma pandilla tenía presencia. Él llevó a su familia a un pequeño pueblo rural, donde se dio cuenta que era imposible ganar suficiente dinero para darles de comer.

No podía moverse a una ciudad grande o a cualquier ciudad, dijo, por temor a ser descubierto por uno de los miembros de las pandillas que se dedican a busca de “traidores” que abandonan sus territorios y que se consideran peligrosos porque podrían dar información a sus rivales. “Estoy en peligro dondequiera que vaya en Honduras y la policía nunca hará nada al respecto”, dijo, mientras tejía una de las pulseras que vende para ganar un poco de dinero en efectivo. “¿Qué podemos hacer sino irnos si nuestras autoridades no hacen absolutamente nada para ayudarnos?”


Fuente de la noticia:
http://www.theguardian.com

Comentarios

X