Trabajar fuera de España: Comerciales de Publicidad

Si en España la gran mayoría de las empresas han tenido que hacer recortes en los últimos tres años, hay una mini-industria, nacida en España, que va en contra de esta tendencia, contratando siempre más gente durante estos años de crisis. Además, se trata de una carrera bien pagada, internacional y, sin lugar a duda, aventurera, en la cual sus empleados tienen la oportunidad de conocer a las personas más importantes de diferentes países del mundo. ¿Parece el trabajo perfecto? Pues en realidad no todas personas que han trabajado en ello lo ven del mismo color de rosa.

Los menos entusiastas dicen que se trata de una profesión que en ocasiones puede llegar a ser ciertamente estresante y incluso puede llevar a decepciones personales. ¿De qué se trata? El objetivo es vender las inserciones publicitarias sobre diferentes países que tienen como enfoque atraer a la inversión internacional. Seguro que ya las habrás visto. Suelen ser suplementos que acompañan a los periódicos del domingo, con títulos como: “Come and Invest in Ghana” o “A New Beginning for Thailand”. Para hacer un reportaje, se forma un equipo de dos o tres personas, siempre con un chico, el cual asome el rol de “periodista”, y una chica”, la cual, una vez finalizada la entrevista, se encarga de vender la parte publicitaria de los reportajes. Sin el apoyo financiero de ciertas empresas privadas o instituciones públicas, sería imposible hacer un reportaje de estas características, así que la prioridad nuúero uno de cualquier equipo es vender.

Una chica madrileña, Anna, lleva dos años trabajando en esta industria y nos cuenta sus experiencias: “Yo he vivido una experiencia irrepetible en este trabajo. He podido viajar por el mundo, trabajando en cuatro países distintos (Brasil, Barbados, Sur África y Malasia) y he podido conocer a las personas más importantes de estos países. De hecho, representando a un medio tan prestigioso como Time Magazine, he podido conocer a gente que jamás hubiera conocido si no hiciera este trabajo, ¡incluso a presidentes de países! También he aprendido muchísimo sobre diferentes aspectos de los negocios, la economía etc. No pienso hacer este curro durante muchos anyos, pero estoy segura que esta experiencia le dará un salto cualitativo a mi curriculum.”

Por otro lado, existen grandes ventajas económicas. Por ejemplo, nuestra protagonista estima haber ahorrado alrededor de 35 mil euros durante los últimos dos años. “La verdad es que en esta industria se puede ahorrar dinero mucho mas fácilmente que en España. A lo largo de la vida de un proyecto, vives gratis en un piso muy bonito, y la empresa te paga otros gastos necesarios como el coche, el móvil o los gastos de la luz. Lo que yo gano con mis comisiones va directamente a mi banco en España”. También se puede decir que no hay crisis en esta industria: “nunca iríamos a un país que está en crisis. Los reportajes se hacen en los países emergentes, donde hay crecimiento económico. Suele tratarse de las economías emergentes de asía, áfrica o sur américa.”

Sin embargo, si lo atractivo es bien evidente, trabajar en esta industria también supone muchos sacrificios. “En primer lugar, te ponen muchísima presión todas las semanas, para llegar a los objetivos de venta. A veces yo estoy hasta las 11 de la noche hablando con mis jefes en Madrid, intentando justificar el por qué no hemos llegado a este objetivo u otro.” También Anna sugiere que las circunstancias de convivencia pueden ser a ocasiones un tanto “agobiantes”: “en todos mis proyectos he tenido que convivir con mi compañero de trabajo, así que compartimos nuestras vidas casi 24/7. Si te toca una persona difícil o temperamental, esta situación no deseada se suma al estrés del trabajo en sí, y puedes acabar realmente agobiado!” Es más, nuestra protagonista está obligada a vivir durante once meses del año en el extranjero, y Ana comenta que “las largas distancias han sido un obstáculo para mantener relaciones cercanas con mi familia, mis mejores amigos y, sobretodo, mi novio”.

¿Cómo seria el perfil de persona más adecuado para trabajar de comercial en el extranjero? “Hay que tener un nivel de ingles muy avanzado, ser muy espabilada y tener ganas de vender. Yo antes no estaba muy interesada en ventas, pero para vender en nuestro negocio hay que ser a veces una vendedora agresiva. Lo que no me gusta es que en ocasiones entrevistamos a una persona que estaba esperando únicamente una entrevista relacionado con su trabajo, y una vez cumplida la entrevista, yo me pongo a venderle publicidad. En ese momento el entrevistado puede parecer decepcionado, o incluso enfadado”. Finalmente hay que ser una mujer emocionalmente fuerte; “las personas que venden en este negocio son las mujeres, a veces por nuestro conocimiento, a veces por nuestro encanto o a veces por nuestra belleza. ¡Entonces estamos bajo mucha más presión que los hombres!

En fin, este trabajo no es para los gustos de todos. Pero para los que pueden aguantar sus muchos altibajos, promete una experiencia inolvidable.
Autor: Thomas Graham

Relacionado con trabajar de comercial en el extranjero:

Comentarios