Aunque cada vez son menos, los afortunados que pueden saldar esa carga financiera, bien porque les ha llegado la última letra o bien porque han vendido la vivienda. deben seguir una serie de pasos legales y correr con ciertos gastos para cerrar correctamente la operación.

Cómo tramitar la cancelación de un hipoteca

Pagar la última cuota de la hipoteca supone terminar con uno de los mayores gastos fijos que pesan sobre la economía de una familia. Pero no hay que lanzar las campanas al vuelo, aún falta realizar un último trámite: llevar a cabo su cancelación, un paso final que conlleva una serie de desembolsos. Es muy frecuente que la entidad financiera pida una provisión para hacer frente a los costes que supone cancelar este crédito. Pero conviene saber que se puede hacer sin la intermediación del banco, ni de una gestoría y, sobre todo, que si se lleva a cabo de forma personal, se ahorra dinero.

A pesar de la crisis, hay afortunados que en los últimos años han terminado de pagar sus hipotecas. En muchos casos, les ha salido muy caro. Notarios y registradores de la propiedad cobraron de más a cientos de miles de clientes que cancelaron su crédito. Los trámites para cancelar la hipoteca siempre conllevan un gasto, aunque si se prescinde de la intermediación de bancos y gestorías y se hace de forma personal, se pueden reducir.Es posible evitar costes mayores si en vez de solicitar los servicios de una gestoría los trámites los hace uno mismo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que así como cada hipoteca es diferente, también lo es el importe total de cada cancelación.

Pasos a seguir para la cancelación de la hipoteca

  1. Abonar a la entidad bancaria acreedora la cantidad pendiente y la comisión por cancelación en caso de haberla fijado. Se puede consultar a cuánto asciende dicha comisión en el contrato de la hipoteca o en las escrituras.
  2. Una vez pagado todo, solicitar al banco certificado de deuda cero. Muchos bancos cobran más de cien euros por entregar este documento, aunque en teoría debe ser gratis, y piden una provisión de fondos en caso de realizar todo el proceso.
  3. Con el certificado, la entidad pide cita en la notaría para firmar la escritura pública de cancelación del préstamo. Aunque no es necesaria la presencia del cliente, se puede acudir a cualquier notario, no hace falta que sea el mismo donde se suscribió la hipoteca.
  4. Pasar por Hacienda, acudiendo a una delegación de la comunidad autónoma correspondiente para solicitar el formulario del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). La cancelación está sujeta a este impuesto, pero está exento de pago.
  5. Con el impuesto y los papeles del banco y la notaría, dirigirse al Registro de la Propiedad para hacer efectiva la cancelación. En un plazo de más de 15 días, el Registro avisa para pasar a retirar los documentos y liquidar la minuta.

Documentación necesaria para la cancelación de una hipoteca

  • Escritura de hipoteca de la vivienda.
  • Escritura de cancelación de hipoteca de la notaria.
  • Certificado de deuda cero de la entidad bancaria.
  • Impuesto de Actos jurídicos documentados. (Modelo 600)
  • Provisión de fondos en el registro mercantil.

La provisión de fondos que nos demandan depende de la cuantía de la hipoteca. Si les hacemos caso y dejamos que sean ellos quienes nos gestionen dichos trámites, a la hora de ir a recoger la documentación correspondiente a la cancelación de hipoteca junto con la liquidación de la provisión de fondos, tendremos posiblemente alguno de estos cargos:

  • Coste del Notario más elevado de lo que hubiera sido de elegirlo nosotros. (obviamente las entidades bancarias tienen ciertos notarios).
  • Probablemente nos cobrarán una comisión por la emisión del certificado de deuda cero. (esto no lo hacen todas las entidades bancarias pero sí una mayoría).
  • Cobrarán una comisión por el desplazamiento del apoderado a la Notaría para la firma de la escritura de cancelación registral. (comisión que ronda los 150-200 €).
  • Coste del Registro de la Propiedad por la inscripción de la vivienda en el mismo.
  • Coste de gestoría (aproximadamente 250 o 300 €) por las gestiones de preparar, llevar y recoger la documentación al Notario, a la la Hacienda de la correspondiente Comunidad Autónoma y al Registro de la Propiedad.

    Todo lo comentado anteriormente hará que el coste total de estos trámites ronde los 1.000€, cantidad muy superior a la que hubiese resultado de realizar nosotros este trámite, motivo por lo que se entiende el interés que tienen las entidades bancarias en evitar que sea el propietario quien lo realice.

Si tienes alguna duda, pregúntame (Respuesta asegurada en 48 horas).
«Trabajando para hacerte los trámites más fácil»

Comentarios